Av. de Andalucía 1, 1A 23005 Jaén

953 960 686 - 677 032 602

Cómo tratar correctamente las lesiones de rodilla

La rodilla es una articulación por la que más consultas recibimos, y también una de las más frecuentes en sufrir alteraciones en la población. Nos encontramos ante lesiones de rodilla, en las que se presenta dolor (gonalgia), artrosis (gonartrosis), esguinces, luxaciones, fracturas, etc.

Cabe destacar que gran parte de nuestro peso descansa sobre ellas, por lo que, como consecuencia, sufrirá un mayor desgaste en comparación a otras articulaciones.

Cuando abordamos un problema de rodilla  en nuestra clínica, analizamos en primer lugar cuáles han podido ser  las causas que han llevado a ese problema. En segundo lugar, elegimos el tratamiento más adecuado tanto para el dolor como para su funcionalidad. Y, por último, hacemos una terapia de readaptación, reeducación y vuelta a la actividad diaria con el fin de que esa rodilla trabaje de la mejor manera posible para evitar nuevas recaídas o, que al menos, la persona sepa cómo prevenir y cuidar esa rodilla que le ha generado problemas.

En los casos en donde el paciente acude a nuestra clínica tras haber sido intervenido quirúrgicamente, solemos estar en contacto con el cirujano responsable de su operación, así como con otros profesionales que consideremos oportunos para su óptima recuperación. Para así obtener una información más completa sobre su caso y conocer con más exactitud el proceso por nuestra parte a seguir, ya que consideramos indispensable la colaboración multidisciplinar. Y, en caso de cualquier inconveniente o duda que se presentase, poder dar una respuesta lo más rápido posible, detalle que el paciente agradece bastante y que le tranquiliza ante situaciones desconocidas que le van apareciendo durante el proceso de su recuperación.

Hay muchas terapias médicas para los problemas de rodilla, como pueden ser la farmacológica, la terapia biológica, la quirúrgica, etc., con óptimos resultados. Y nosotros, en nuestro campo, consideramos que todas esas terapias combinadas con la fisioterapia potencian los beneficios de todas ellas para el paciente, puesto que se abarcaría la totalidad de lo que necesitaría una rodilla dañada. Principalmente el aspecto fisiológico y biológico del propio desgaste de la rodilla, y el aspecto biomecánico, que es otro de los factores importantes en ella.

Realizamos mediante fisioterapia y osteopatía la valoración y análisis de las causas biomecánicas que puedan estar influyendo en la rodilla. Esto incluye todas la partes del cuerpo; contamos con un equipo de  alta resolución de ecografía que nos ayuda a valorar ‘in situ’ y a tiempo real el estado de la lesión de la rodilla, lo que nos facilita a la hora de elegir la técnica más conveniente para su recuperación y realizar un seguimiento más objetivo de la evolución de la misma.

Otro factor importante es conseguir que la musculatura que protege y estabiliza la rodilla se encuentre óptima, para lo cual usamos terapia de electroestimulación, electrólisis, EPI, neuromodulación, etc., combinado con reeducación en máquinas específicas como un banco de cuádriceps, polea cónica, reformer…

Y, lo que es más importante, enseñar los ejercicios específicos para que el paciente pueda realizarlos en su día a día para hacerle partícipe de su recuperación y que tome conciencia que, sin su ayuda, nosotros solos no somos magos y necesitamos su colaboración. Es un trabajo de todos, tanto de los profesionales como del propio paciente.

Esto es sumamente importante para su recuperación, pero también lo es explicarle al paciente bien su problema y hasta dónde podemos llegar, para que no le llegue la frustración si los resultados que buscamos no se producen en un principio, puesto que hay lesiones que necesitan de más tiempo que otras para conseguir un beneficio. Hay pacientes que abandonan pronto un tratamiento por falta de información sobre su lesión y tiempo de recuperación y, al no ver resultados, pronto creen que no les sirve de nada el tratamiento. Y esto también forma parte de nuestro tratamiento.

En resumen, dividiríamos la recuperación de una rodilla en 3 fases, que abarcan el tratamiento del dolor, la biomecánica articular y muscular y la readaptación funcional cotidiana.

En el siguiente vídeo os mostramos la valoración que realizamos al paciente, en este caso un deportista, tras llevar un tiempo trabajando con él una lesión de rodilla.

 

Y aquí vemos cómo Luis trabaja con el paciente en el Reformer, para incidir en su recuperación.

 

Os iremos mostrando en próximos artículos más técnicas y ejercicios de rehabilitación en los que combinamos fisioterapia y osteopatía.

Esperamos que hayamos podido aclararte algunas de las dudas que te pudieran haber surgido sobre este tipo de dolencias y recuperación.

En cualquier caso, estamos siempre abiertos a que nos hagas cualquier sugerencia o pregunta. Estaremos encantados de responderte.

#ClínicaDaniReig

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *